martes, 17 de marzo de 2009

¿Esta la liga manipulada?

Me apetecía entrar en este tema, que afecta a tantos aficionados y que domingo a domingo mantiene abierta una duda ¿Esta la Liga manipulada o no están capacitados los arbitros de la misma? porque una cosa son los "errores de interpretaciòn" y otra muy distinta la aplicaciòn de distintas normas, en según que partidos, para las mismas acciones recogidas en los reglamentos(?).Hoy, el diario deportivo "SPORT" publica este estudio que avala mi pregunta ¿Esta la Liga manipulada?...no se si alguien puede responder con criterio a la misma, yo solo se que el domingo viví un caso en directo (gol legal anulado a Tamudo)y eso desvirtua el partido y con ello la clasificación... desvirtuando (o manipulando)la competición.
**************************************************************************************


LOS ARBITRAJES HAN PERJUDICADO OSTENSIBLEMENTE AL EQUIPO BLANQUIAZUL.

Al Espanyol le han 'robado' nueve puntos


No es una excusa, es la realidad. Los colegiados se han cebado con el conjunto blanquiazul. No le han dado nada, y en cambio, le han quitado mucho


Con 31 puntos, el equipo estaría en la zona tranquila de la clasificación



X. Canals/G. Bona "SPORT"

La imagen de un colegiado expulsando a un jugador del Espanyol, anulando un gol legal o pitando en contra un penalty injusto se ha convertido en un hecho lamentablemente habitual. Las quejas por las nefastas y contrarias actuaciones arbitrales no son una excusa ni una pataleta, sino una realidad que puede demostrarse con números en la mano. Al Espanyol le han quitado los árbitros nueve puntos y con ellos estaría ahora en una posición relativamente tranquila, con 31 puntos –los mismos que Athletic y Almería–, lejos del descenso.

La historia de los desagravios se inicia en la quinta jornada, con la visita del Barça a Montjuïc, con la expulsión de Nené y, sobre todo, un penalty en contra en el último minuto. Aquel día, voló injustamente el primer punto. Siete días después, en la visita al Bernabéu, el Espanyol consiguió un meritorio empate que hubiera sido una victoria si Pérez Burrull se hubiera atrevido a pitar un clarísimo penalty de Pepe sobre Nené. Dos puntos más birlados.

En la jornada 15, el Espanyol viajó a Mestalla, se adelantó en el marcador y todo fue a pedir de boca hasta que Rufete fue expulsado por unas manos en el centro del campo a instancias de asistente. Con uno menos, el equipo acabó sucumbiendo y se fueron los tres puntos. Ocho semanas después, con la visita del Sevilla, Turienzo Alvarez se erigió en el triste protagonista al expulsar a Lola después de no señalar una clara falta, no ver el empujón de Kanouté a Pareja en el primer gol y no pitar fuera de juego en el segundo.

La actuación el pasado domingo de Ayza Gámez ha sido la gota que ha colmado el vaso. La injusta expulsión de Moisés y el gol anulado a Tamudo privaron al equipo de la victoria. Dos puntos más ‘robados’ y esta vez, con el agravante de que fueron ante un rival directo por la permanencia.

En total, el Espanyol ha dejado de sumar nueve puntos a causa de las decisiones arbitrales. Unos de los más perjudicados por estas decisiones, Moisés Hurtado, se quejó ayer de que “los árbitros nos miran con más ligereza. No se les puede culpar exclusivamente de nuestra situación, pero está claro que han incidido en momentos puntuales”.

El Espanyol es el conjunto que más veces ha jugado en inferioridad numérica, con el agravante de que en la mayoría de los casos, antes de las expulsiones iba ganando. De las seis rojas, cuatro de ellas han sido totalmente injustas, hasta el punto de que luego los Comités las han retirado –caso de Nené– o dejado en una amarilla –Torrejón en Getafe– estando ahora a la espera de lo que suceda con Moisés. Pero aunque los Comités den luego la razón, el daño ya está hecho.

Sorprende, también, que el Espanyol sea el conjunto que más amarillas ha visto, 96, y el tercero que más expulsiones sufre –sólo le superan Almería y Valladolid– cuando no es, ni mucho menos, el que más faltas hace. En este apartado es el sexto. “No somos un equipo agresivo. A mí, personalmente, no me tratan igual y de cada seis faltas me señalan una tarjeta. Es un lastre que te condiciona”, señala Moisés.

Unos números que invitan a la reflexión y que explican en parte la delicada situación del equipo. Así es muy difícil salvarse.

1 comentario:

Miquel dijo...

Es posible tenga razón, pero no hemos dado una imagen seria desde la segunda vuelta de la temporada pasada...y ya va mas un año. Salut